Las protestas en Panamá continuarán a pesar de los ajustes económicos del Gobierno

Este martes, el Consejo de Gabinete de Panamá aprobó implementar un precio tope a 10 productos de la canasta básica en un intento por frenar las protestas que se realizan en el marco del paro nacional por el precio del combustible, las deudas del estado con los educadores, el alto costo de la vida, entre otras exigencias de los manifestantes, quienes se encuentran en las calles desde el pasado 6 de julio y anunciaron que continuarán en las calles pese a las medidas gubernamentales.

Anuncios

Los alimentos que forman parte de la lista son: carne babilla, salchicha, macarrones, lentejas, aceite vegetal, sardina en salsa de tomate, lentejas, atún en agua, mortadela nacional con pimienta, coditos y pan de michita.

La Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) le recomendó a la Comisión de Ajuste de Precios incluir estos productos al listado de los ocho alimentos que ya venían siendo regulados, para llegar a un total de 18.

Según las estimaciones del Gobierno, con el reajuste de precios realizado a estos alimentos las familias panameñas tendrán un ahorro considerable en la canasta básica a partir de este mes y hasta diciembre.

El Consejo, además aprobó una serie de medidas de austeridad dentro del Gobierno: reducción del 10% de la planilla estatal, suspensión de aumento de salario al sector público, aprobación para crear un programa de retiro voluntario de servidores o la restricción de asignación de celulares dentro del Gobierno, entre otras.

También quedan prohibidos los viajes de los funcionarios para asistir a congresos o pasantías y solo se autorizarán aquellos que sean parte de misiones oficiales auspiciadas por organizaciones o Gobiernos. En ese caso, las autoridades no podrán ser acompañadas por personal de protocolo o equipos de prensa, por ejemplo.

Las medidas no son convincentes

Sin embargo, la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP) expresó que el congelamiento de los productos alimenticios no va a lograr conseguir cambios a largo plazo.

La presidenta de la CCIAP, Marcela Galindo, asegura que la medida genera una distorsión del mercado, asegurando que los controles más que incentivar el ahorro, incitan a mayor consumo, y que además se han venido aplicando desde hace ocho años sin conseguir los resultados esperados.

Galindo alega también que las medidas solo dan un alivio temporal a la población y que si el Gobierno en realidad quiere atender la problemática debe generar empleo a través del apoyo a la micro y pequeña empresa.

“Existen fondos ya aprobados y destinados para este propósito, tiene que facilitarse a estas empresas el acceso al crédito a través de planes de garantía conjunta respaldados por el Estado, las multilaterales y la banca privada”, puntualizó Galindo.

También exhortó al Ejecutivo liderado por Laurentino Cortizo a realizar otros ajustes, entre los que se encuentran medidas de contención al gasto público, congelamiento de contrataciones a funcionarios no prioritarios, suspensión de licencias con sueldo, recorte de gastos de forma vertical, entre otros.

“Resulta inaceptable contratar más deuda pública para financiar el gasto corriente de funcionamiento del Estado, en especial ante una situación de aumento de la planilla sin justificación. La deuda debe priorizarse para inversiones que se traduzcan en plazas de empleo, productividad y competitividad,” indicó la presidenta de la CCIAP en comunicado de prensa.

Las protestas se mantienen

La ONG Transparencia Internacional Panamá declaró que las protestas en el país son el resultado de una gestión “caracterizada por un dramático endeudamiento público que se destina a lo que aparentan ser usos discrecionales movidos por objetivos políticos, y no a prestar los servicios públicos y menos a la creación de empleos y oportunidades".

La organización exhortó al Gobierno a tomar medidas reales que convenzan a los diversos sectores de la sociedad, que ante la “debilidad en las instituciones de control, el aumento de la planilla estatal y un descaro en los esquemas político-clientelismo con el dinero público y las diversas formas de corrupción" ya no creen en las medidas que intentan aplicar.

Y es que, efectivamente, los anuncios hechos por el Ejecutivo este martes y el realizado el lunes por el presidente Cortizo sobre la congelación del precio del combustible en 3,95 dólares el galón no lograron frenar las acciones de los diversos sectores de continuar las protestas en las calles. Este martes, los cierres de vías continuaron en diferentes puntos del país.

A las protestas iniciadas por profesores y estudiantes se sumaron las de los indígenas del occidente panameño, transportistas, productores, pescadores, o médicos, entre otros, y para este miércoles se espera que se sume el sindicato panameño de la construcción 'Suntracs', quien anunció que realizará una “huelga de advertencia” de 24 horas.

Saúl Méndez Rodríguez, representante de 'Suntracs', en un video publicado este martes en horas de la noche en redes sociales, expresó que ante la decisión de la Presidencia del país de aplicar mecanismos de represión, el pueblo no se va a rendir.

“A los que trabajan en la construcción, firmeza, unidad y disciplina, mañana hay una huelga y la vamos a ejecutar y nos vamos a movilizar en las calles de todo el país”, declaró Méndez.

También realizó un llamado al pueblo panameño a “cerrar filas, no dejarse intimidar y a hacer valer sus derechos a una vida digna”, finalizando con estas palabras Méndez su corto pero contundente mensaje en Twitter.

Con información de EFE y medios locales